Babosas, caracoles y las estaciones

babosa sobre una hoja
   El hecho de que algunos seres primitivos, por ejem­plo, las babosas, que se alimentan de noche en los jardines, pongan sus huevos en tiempos predetermi­nados, año tras año, puede no parecer sorprendente hasta que se piensa que ello debe implicar la existen­cia de un reloj interno. De hecho, algunas babosas mantenidas en el laboratorio, y sin aparentes co­nexiones con la Naturaleza exterior, sometidas a controladas condiciones de luz, temperatura y hu­medad, continúan haciendo lo mismo que cuando estaban en libertad: al comienzo de agosto, hilan unas hebras de huevos transparentes.
   El caracol terrestre, pariente de la babosa (que no tiene concha), debe poseer también un tal reloj, para permitirle llevar a cabo su complejo proceso reproductor. Como la babosa posee, a la vez, órga­nos masculinos y femeninos, y produce esperma du­rante la parte más calurosa del año, pero porta hue­vos sólo durante un período muy limitado. Esto puede servir a los caracoles de tierra para protegerse contra la posibilidad de fertilizarse a sí mismos du­rante los meses de su máxima actividad. Aunque el apareamiento tiene lugar en mayo o junio, estos caracoles no desovan hasta julio o agosto. Durante parte de este tiempo, el esperma ajeno permanece almacenado en una bolsa, mientras que el pro­pio semen degenera, asegurando así que cuando los huevos maduros descienden a la bolsa, por un con­ducto común, no puedan resultar autofertilizados.

 
 
 

¿Pueden perros y gatos vivir juntos?

Archives


¿Sabías que las personas viven más si conviven con mascotas?

¿Sabías que..?

PERROS DEL TITANIC
Dos perros sobrevivieron al naufragio del Titánic. Escaparon en los primeros botes salva-vidas, que llevaban tan poca gente que a nadie le importó que los dos animales estuviesen allí.


MUJERES VETERINARIAS
Aproximadamente el 80 por ciento de los estudiantes admitidos en las escuelas veterinarias estadounidenses son mujeres.

estadísticas