El mundo de los moluscos

Universo animal | moluscos |

Se le llama molusco a un invertebrado de cuerpo muy blando, generalmente protegido por una con­cha compuesta de una o varias piezas o valvas, que segrega el manto que envuelve el cuerpo. Están provistos estos animales de un órgano musculoso denominado el pie, que ofrece gran diversidad según los grupos. Las valvas están ornamentadas con diferentes estructuras super­ficiales. Son de muy variados colores. En mu­chos se conserva su primitiva simetría bila­teral, mientras que en otros ha desaparecido ésta por un fenómeno de rotación de los órga­nos internos.

El tipo moluscos incluye las ostras, alme­jas, caracoles, lapas, babosas, sepias, pulpos, armadillos de mar, etc. Tal diversidad es con­secuencia de adaptaciones a diferentes medios de vida. Después de los artrópodos, es el grupo más numeroso del reino animal, con más de 80.000 especies conocidas, la mitad de las cuales son fósiles.
Las cinco clases en que se dividen ofrecen características muy notables y fáciles de dis­tinguir.


Anfineuros
Exclusivamente marinos. Son los moluscos de organización más simple y su estudio ha ser­vido para interpretar la forma ancestral de todo el grupo. Como su nombre lo indica, tie­nen dos principales cordones nerviosos a am­bos lados del cuerpo, así como las branquias en dos hileras. Se reconocen por su concha dorsal compuesta de ocho valvas trasversales imbricadas; forman una malla, con lo cual el ani­mal puede enroscarse tomando el aspecto de un armadillo. Viven adheridos a las rocas coste­ras. Son vulgarmente conocidos como arma­dillos de mar, chitones y, en la América del Sur especialmente, peludos de mar.


Gastrópodos
Marinos, fluviales o terrestres, son los moluscos más numerosos. La concha es univalva, casi siempre enrollada en espiral, o a veces cónico-aplanada. El pie, en esta clase, es un órgano muy voluminoso cuando está expandido y forma como una suela, lubricada por una sustancia viscosa, que sirve para la reptación. A los gastrópodos pertenecen todos los cara­coles con concha o sin ella (estos últimos son las babosas terrestres, babosas de mar que tie­nen las branquias externas y desnudas, y los Pterópodos que poseen aletas para nadar), el cauri o porcelana, los tritones, las volutas, los conos, las lapas, las orejas de mar, etc. La mayoría respira por branquias, pero los terrestres y muchas formas fluviales tienen la cavidad paleal (del manto) convertida en pul­món. Cuando el animal está retraído en la concha muchos tapan la abertura con un opérculo calcáreo o córneo. El esófago está pro­visto de un aparato masticador-rallador, la rádula, formado por una banda de diminutos dientes cuyo número varía entre unas pocas decenas hasta varios millares según las espe­cies.
Ofrecen toda clase de modificaciones sexua­les: muchos de los que viven en el mar tienen sexos separados, y los terrestres son casi siem­pre hermafroditas, pero incapaces de autorreproducción, de modo que se produce un aco­plamiento en que los individuos actúan como macho y hembra al mismo tiempo. Otros cam­bian de sexo: son machos cuando jóvenes y hembras en el estado adulto. Generalmente son ovíparos, con unos cuantos vivíparos. Las for­mas y número de sus huevos varían mucho.
El sistema nervioso tiende a centralizarse en la cabeza, la cual está más diferenciada del resto del cuerpo que en los otros moluscos.
Se conocen unas 35.000 especies vivientes y 15.000 fósiles.


Escafópodos
Todos marinos. Es un grupo reducido que comprende alrededor de 200 especies vivien­tes. La concha es univalva pero no está arro­llada en espiral como en los Gastrópodos, si­no alargada y de perímetro hexagonal. Sin branquias, respiran a través del manto. La rádula es muy simple. Viven casi siempre en fangos de profundidad.


Bivalvos o Pelecípodos
Marinos y de agua dulce. La concha está for­mada por dos valvas (derecha e izquierda), algunas veces inequivalvas, como en las os­tras, donde una valva es inferior, plana, y la otra superior, convexa. En la mayoría de los casos tienen una charnela o gozne de dien­tes que una valva inserta en la otra; cuando el molusco abre las valvas relajando los múscu­los, ambas piezas permanecen unidas en su par­te superior por un ligamento elástico de natu­raleza córnea, ubicado en medio de los umbos o terminación elevada de las valvas. No tienen región cefálica diferenciada ni tampoco rádu­la. El pie, cuando asoma entre las valvas, tiene la forma de un hacha y el nombre pelecípodos alude a esta peculiaridad, así como han sido llamados acéfalos, y lamelibranquios por tener las branquias laminadas. No poseen ojos orga­nizados, como en los gastrópodos, pero a ve­ces el borde del manto lleva una serie de corpúsculos pigmentarios sensibles a la luz.
Aunque la mayoría tienen sexos separados, no poseen órganos copuladores, y en un gran número es común la alternancia de los sexos. La cantidad de huevos depositados por cada individuo puede variar entre una docena y va­rios millones (ostras).
La locomoción de estos animales es muy li­mitada y los movimientos del pie son princi­palmente excavatorios.
Esta clase cuenta con 12.000 especies vi­vientes y 15.000 fósiles.


Cefalópodos
Todos marinos. Cuerpo desnudo, excepto en el nautilo y la hembra del argonauta, o con una concha interna (sepia) a veces muy delga­da, en forma de pluma (calamar). La forma puede ser alargada, con aletas terminales, co­mo una flecha, o redondeada con aspecto de bolsa (pulpo). La región cefálica, que está en el extremo abierto del saco del cuerpo, lleva cuatro o cinco pares de tentáculos musculosos, pro­vistos de ventosas. Son los moluscos de organización más avanzada, con sistema nervioso más evolucionado y ojos similares a los de los ver­tebrados. La boca está armada de un par de formidables mandíbulas córneas en forma de pico de loro. La superficie del cuerpo está cu­bierta por células pigmentarias que pueden cambiar de color, y algunos cefalópodos de las grandes fosas oceánicas poseen órganos luminosos u ojos telescópicos. La clase fue más abundante en mares de la era mesozoica; más de 5.000 especies fósiles son conocidas, mientras que las vivientes son alrededor de 400.

 
 
 

¿Pueden perros y gatos vivir juntos?

Archives


¿Sabías que las personas viven más si conviven con mascotas?

¿Sabías que..?

PERROS DEL TITANIC
Dos perros sobrevivieron al naufragio del Titánic. Escaparon en los primeros botes salva-vidas, que llevaban tan poca gente que a nadie le importó que los dos animales estuviesen allí.


MUJERES VETERINARIAS
Aproximadamente el 80 por ciento de los estudiantes admitidos en las escuelas veterinarias estadounidenses son mujeres.

estadísticas