¿Cómo combatir a los mosquitos?

Universo animal | mosquitos como plaga | insectos |

mosquito   El primer paso para combatir los mosquitos es la supresión de los lugares donde se crían. Para ello se procede a la desecación de los pantanos y otros depósitos de aguas estanca­das, así como a la eliminación de hoyos y huecos que pueda haber en rocas y troncos de árboles donde pueda recogerse agua llovediza. Se mantienen tapados los bebederos para ani­males domésticos y se suprime cualquier obje­to en que pueda formarse algún depósito de agua, por pequeño que sea.
   En algunos lugares, como lagos y lagunas, es imposible el desagüe, pero una delgada pe­lícula de querosina extendida sobre su super­ficie basta para impedir que las larvas y pu­pas lleguen a la superficie y puedan respi­rar. En consecuencia, mueren asfixiadas. Hay además muchos enemigos naturales de las lar­vas, como los pequeños peces vivíparos, que, al igual que las larvas de muchos insectos acuáticos, se alimentan de larvas. Los mur­ciélagos, los caballitos del diablo y muchos pájaros insectívoros se alimentan de mosqui­tos adultos. Hasta hace unas décadas se recurría a insecticidas como el DDT y gamexano para realizar campañas sanitarias. La fiebre ama­rilla ha quedado prácticamente erradicada en la América Latina. Aparece sólo esporádica­mente en algún punto de las selvas, o como aconteció en 1954, en forma inesperada, en Puerto España, en la Isla de Trinidad. Todos los países han adoptado medidas de vigilancia para desinfectar los aviones y buques proce­dentes del exterior a fin de impedir la in­troducción de mosquitos infectados. Además, se practica la vacunación en masa contra la fiebre amarilla para evitar epidemias.