La fauna terrestre


   LA FAUNA DE LA TIERRA
   SI bien es cierto que tanto la vida animal como la vegetal se encuentran desigualmente repar­tidas sobre la superficie terrestre, no existe, sin embargo, región al­guna totalmente desprovista de seres vivientes. Ya sea sobre los hielos polares, o en los más ári­dos pedregales, como en las pro­fundidades oceánicas o en las cumbres perpetuamente nevadas de las altas cordilleras, siempre existe un vestigio del mundo or­gánico (un liquen, un musgo, un insecto, etc.) que sobrevive a las más adversas condiciones del medio ambiente.
La desigual distribución de la fauna obedece a los factores de suelo y de clima, que condicionan el área de dispersión y el ambien­te propio de cada especie. Las va­riaciones de la temperatura, la frecuencia de las lluvias, las ca­racterísticas del terreno y la cla­se de vegetación determinan la intensidad de la vida animal y provocan las adaptaciones, ma­ravillosas a veces, de los distintos seres de los reinos biológicos.
   Cada región zoogeográfica tie­ne, entonces, su propia fauna, que se adapta a las condiciones que en ella imperan.
   No sería posible que un pin­güino sobreviviera en un clima tropical, como tampoco podría hacerlo un ñandú en los hielos del Polo o en zonas muy frías.
   Sin embargo, el hombre ha al­terado la distribución natural de los animales, exterminando a mu­chas especies con su implacable persecución, y aclimatando a otras en zonas muy diferentes a las de su origen (los animales domésticos, cuyas variedades prosperan hoy, prácticamente, en todas las regiones del globo)
   A diferencia de la tradicional división de las zonas climáticas, en tropical, templada y glacial, una más reciente clasificación considera cinco tipos de climas, considerando no sólo las varia­ciones térmicas, sino también la intensidad de las precipitaciones pluviales.
La vida animal está íntima­mente ligada a las condiciones mesológicas de la naturaleza.


ANIMALES DE CLIMAS TROPICALES HÚMEDOS
Este clima corresponde a la zona de las selvas y las sabanas En la selva viven animales adaptados a la vida arborícela (monos, aves trepadoras, ciertos car­nívoros), y en las sabanas los grandes herbívo­ros (jirafas, cebras, antílopes), todos veloces corredores, y además los carnívoros que de ellos se alimentan, tales como leones, tigres, etcétera.


ANIMALES DE CLIMAS TROPICALES ÁRIDOS
En estas zonas se encuentran las estepas áridas y los desier­tos. La fauna que las habita tiene por lo común actividad nocturna, pues durante las horas de mayor fuerza del sol, los terrenos arenosos o pedregosos, sin protección vegetal, son práctica­mente inhabitables. Vive allí la fauna que se re­fugia en escondrijos (roedores, lagartos).


ANIMALES DE CLIMAS TEMPLADOS CÁLIDOS
Es la zona de las praderas y los cultivos. El hombre des­arrolla en ella su mayor actividad, y la civi­lización ha desplazado o exterminado la fau­na salvaje en su casi totalidad.
Predominan los animales domésticos y las diferentes industrias agropecuarias.


ANIMALES DE CLIMAS TEMPLADOS FRÍOS
Estos climas abarcan exten­sos territorios en casi todo el ámbito del hemisferio septentrional.
En ellos viven los animales adaptados a re­sistir los rigores de inviernos muy crudos y persistentes nevadas.
Abundan los animales de piel valiosa (nu­trias, zorros, martas, osos, armiños).


ANIMALES DE CLIMAS POLARES
Los climas polares abarca: geográficamente, las regiones comprendidas dentro de los círculos polares. Los pocos animales herbívoros viven en la tundra alimentándose de musgos y liqúenes (renos, liebre polar, buey almizclero).
La mayoría de los carnívoros, por lo general marinos, son ictiófagos (morsa, foca, etc.).

 
 
 

¿Pueden perros y gatos vivir juntos?

Archives


¿Sabías que las personas viven más si conviven con mascotas?

¿Sabías que..?

PERROS DEL TITANIC
Dos perros sobrevivieron al naufragio del Titánic. Escaparon en los primeros botes salva-vidas, que llevaban tan poca gente que a nadie le importó que los dos animales estuviesen allí.


MUJERES VETERINARIAS
Aproximadamente el 80 por ciento de los estudiantes admitidos en las escuelas veterinarias estadounidenses son mujeres.

estadísticas