Sapo (Bufo bufo)

Universo animal | sapo común | anfibios |

sapo común
   El sapo común, Bufo bufo, es un voraz comilón. Si la suerte lo acompaña en la búsqueda de alimen­to, es capaz de tragar cantidades sorprendentes de pequeños animalitos: insectos y sus larvas, ara­ñas, crustáceos, moluscos, gusanos y hasta pequeños vertebrados como roedores e insectívoros. En compensación, pero muy a su pesar, puede permanecer en ayunas durante semanas, meses y años enteros. Claudio Bernard, el famoso fisiólogo, encerró y en­terró un sapo, dentro de una vasija, sacándolo todavía vivo a los dos años. El sapo puede soportar perfectamente cualquier condición adversa, no so­lamente la falta de alimento. Puede resistir tempe­raturas de muchos grados bajo cero, y permanecer durante largos períodos en pequeñas cavidades casi desprovistas de aire.

   El sapo tiene costumbres crepusculares y noctur­nas. Cuando el sol baja, el animal sale de su escon­drijo entre las piedras o las hojas, o de agujeros o grietas del terreno, donde se ha protegido del ca­lor del día, y a pequeños saltos, o mediante pasitos torpes, se desplaza entre la vegetación en busca de alimento. Igualmente el sapo puede realizar algún paseíto por el exterior durante el día cuando el cielo está nublado o después de la lluvia. En los primeros días de septiembre la tribu de los sapos se halla en plena actividad: es el tiempo de la puesta de los huevos. Los machos, silenciosos hasta entonces, ha­cen oír un grito agudo e insistente. Acompañan a sus parejas hasta los charcos de agua, donde se zambullen y nadan. Entre tanto, las hembras deso­van en el agua, adhiriendo a las plantas acuáticas larguísimas sartas o ristras de una sustancia ge­latinosa que contiene centenares y centenares de huevos. Cada hembra de sapo puede poner hasta siete mil (el Bufo marinus, hasta 30.000).

   El vulgo suele llamar "huevos de sapo" a los del caracol de agua dulce (Ampullaria), que este animal fija en forma de rosados racimos a los tallos de las plantas lacustres (juncos y duraznillos).

   De los huevos nacen pequeñas larvas (los rena­cuajos), que bien pronto alcanzan los tres centíme­tros de longitud. En tres meses, las larvas cumplen todas las fases de la metamorfosis, y los pequeños, idénticos a sus progenitores, pero ahora de un cen­tímetro de longitud, abandonan los charcos. Al lle­gar el otoño se introducen en el terreno como los adultos, y allí permanecen en un estado de semi-letargo hasta la primavera siguiente. En cinco o seis meses alcanzan las dimensiones de los sapos adultos. Si no tienen algún mal encuentro o cual­quier otra contingencia, pueden vivir largos años.

 
 
 

¿Pueden perros y gatos vivir juntos?

Archives


¿Sabías que las personas viven más si conviven con mascotas?

¿Sabías que..?

PERROS DEL TITANIC
Dos perros sobrevivieron al naufragio del Titánic. Escaparon en los primeros botes salva-vidas, que llevaban tan poca gente que a nadie le importó que los dos animales estuviesen allí.


MUJERES VETERINARIAS
Aproximadamente el 80 por ciento de los estudiantes admitidos en las escuelas veterinarias estadounidenses son mujeres.

estadísticas