Tuzas, taltuzas o ratas cavadoras

tuza
Universo animal | tuzas | roedores |` Los prime­ros colonizadores franceses que se establecieron en suelo americano dieron el nombre de gofer a diver­sas especies de animales de la familia de los roedores. Su nombre se deriva de la palabra gaufre (panal), que se dio a estos pequeños animales porque al perforar la tierra con sus galerías, que la atraviesan en todos sentidos, convierten al suelo en un verda­dero panal. Producen muchos daños en los sembraídos, por lo que los agricultores los consideran como una plaga.
   La tuza de la pradera produce grandes daños en las fértiles llanuras y en los terrenos de cultivo de América Central y del Norte. Tiene aproximada­mente la longitud de una rata grande y aun mayor, pero su cuerpo es mucho más grueso y robusto; a uno y otro lado de la boca, tiene, en la piel, unas bolsas o abazones en las que almacena sus alimentos. Las patas delanteras son muy robustas y están pro­vistas de largas y poderosas uñas, muy bien acomo­dadas para cavar.
   Con sus patas traseras, echa hacia atrás la tierra, a veces, a una distancia de 10 a 25 centímetros. Cuando de esta manera ha acumulado un pequeño montón, el roedor se vuelve, y poniendo ante su hocico sus patas anteriores, empuja la tierra hasta hacerla salir por una de las entradas de su madri­guera. Así, levanta pequeños montoncitos.
   Sus dientes trabajan tan activamente como en los demás roedores, pero con singular velocidad, ya que las tuzas pueden mover sus mandíbulas hasta 200 ve­ces por minuto, de un modo no interrumpido. Sus molares se hallan dispuestos de tal forma, que en cada golpe que la quijada da hacia adelante hace 38 cortes distintos y 28 al cortar hacia atrás. Multi­plicando estos números por 200, nos damos cuenta de que el roedor puede dar a su alimento hasta cer­ca de 13 000 cortes por minuto.
   Para poder sostenerse durante el invierno, las tu­zas cuentan con verdaderos almacenes, en los cuales, acumulan raíces y toda clase de alimentos, que trans­portan en sus bolsas laterales o abazones.
   En el almacén de una tuza, se hallaron una vez 50 bulbos de flores del tigre o cacomites, reunidas durante el otoño anterior y trasladadas por el ani­mal a lo largo de sus galerías hasta su depósito sub­terráneo. Estos roedores extienden sus galerías año tras año; en muchos casos, las excavadas por un solo animal durante el transcurso de un año miden una longitud total que oscila entre kilómetro y medio y dos kilómetros. Estas galerías tienen muchas vuel­tas y recodos, ya que el animal tiene que bordear las piedras y procura siempre evitar toda clase de esco­llos para seguir su trabajo en tierra más blanda.
   La tuza es muy abundante en México, donde se conocen muchas especies. En Yucatán, se le llamaba guantuza, y en Tabasco, se le aplicaba el nombre de tombijtz; en Centroamérica, es muy frecuente el nombre de taltuza. Hay otro animal que se llama tuza-real, que realmente es el agutí mexicano: se come en algunos lugares de México y parece ser un bocado exquisito.
   El llamado gofer rayado, que se encuentra en Norteamérica, es en realidad una variedad de ardi­lla; pero no es menos perjudicial que la tuza. Los enemigos naturales de todos estos animales son la comadreja y las serpientes. Los labradores procuran también disminuir su número por medio de trampas y de venenos.
   Los nombres científicos de las especies más cono­cidas son: Geomys bursarius y Gsomys fumosus. Las tuzas forman la numerosa familia de los geómidos. que consta de tres géneros y más de ochenta espe­cies y subespecies, las cuales varían mucho unas de otras en tamaño y en color. Estos animales corres­ponden al orden de los roedores.

 
 
 

¿Pueden perros y gatos vivir juntos?

Archives


¿Sabías que las personas viven más si conviven con mascotas?

¿Sabías que..?

PERROS DEL TITANIC
Dos perros sobrevivieron al naufragio del Titánic. Escaparon en los primeros botes salva-vidas, que llevaban tan poca gente que a nadie le importó que los dos animales estuviesen allí.


MUJERES VETERINARIAS
Aproximadamente el 80 por ciento de los estudiantes admitidos en las escuelas veterinarias estadounidenses son mujeres.

estadísticas