Mitos y verdades sobre las serpientes

Universo animal | mitos | serpientes |  Mientras más se observa a las  serpientes más interesantes parecen. Constantemente se descubren cosas nuevas acerca de ellas. Podrá uno cerciorarse así de que son falsas algunas de las cosas que se dicen de ellas.

He aquí algunos de los mitos corrientes y la verdad acer­ca de las  serpientes: MITO: La serpiente granjera roba la le­che a las vacas. VERDAD: La serpiente granjera no podría ordeñar una vaca. (La culebra granjera tiene dientes muy afi­lados. No podría ordeñar a la vaca sin morderla. ¡Ninguna vaca soportaría eso!)

serpiente mamba negra
mamba negra
MITO: Las serpientes son viscosas. VERDAD: Su piel es muy seca y muy limpia. Aun cuando acaben de estar en el agua se secan rápidamente.

MITO: Las culebras pican con la lengua. VERDAD: La lengua les sirve para llevar partículas a los órganos olfa­torios que tienen dentro de la boca.

MITO: La serpiente madre se traga a sus hijuelos para protegerlos de sus enemigos. VERDAD: Si así lo hiciera, sus fuertes jugos gástricos indudablemente matarían a las cu­lebrillas. Posiblemente alguien haya matado a una serpiente hembra que estaba a punto de dar a luz culebrillas vivas. Ig­norando que algunas serpientes son vivíparas y no ovíparas, esa persona quizá haya creído que la serpiente se había traga­do a sus hijuelos.

MITO: Hay una culebra de aro que para perseguir a la gente se pone la cola en las fauces y rueda como un aro. La punta de su cola también produce una picadura mortal. VERDAD: Ninguna serpiente se convierte en aro que ruede. Existe una serpiente que habita en el fango y que tiene una es­pina punzante en la cola, pero no es venenosa.

MITO: Las serpientes pueden hipnotizar a sus víctimas, fijándoles la mirada. VERDAD: Las serpientes parecen fi­jar la mirada porque no tienen párpados movibles y porque no pueden parpadear. A veces atrapan a su presa porque la acechan sin moverse, como si estuviesen hipnotizadas. Pero las víctimas permanecen quietas, porque en muchas ocasio­nes anteriores han evitado así que la serpiente se fije en ellas. La culebra no las hipnotiza.

MITO: La serpiente que ha sido muerta, en realidad no muere sino al atardecer. VERDAD: La serpiente muere cuando se le mata. Quizá continúe moviéndose un poco por­que sus músculos siguen contrayéndose durante algún tiempo después de muerta.

MITO: La serpiente de cascabel no puede arrastrarse sobre una cuerda. VERDAD: Se arrastra sobre una cuerda con la misma facilidad que sobre el suelo mismo.

MITO: Puede saberse la edad de una serpiente de casca­bel contando sus cascabeles. VERDAD: Los cascabeles se rompen fácilmente. Son muy pocas las serpientes de cascabel que conservan todos sus cascabeles hasta que mueren.

MITO: Hay una serpiente que se hace pedazos si se le golpea. Después, cuando su enemigo desaparece, se reinte­gra. VERDAD: Hay una lagartija de cola larga y sin pa­tas que parece serpiente. (Pero sus mandíbulas no están divi­didas en el frente, como las de la serpiente. Además, sus pár­pados son movibles.) Esa lagartija —se le llama serpiente de cristal— tiene una cola que se rompe cuando se le sujeta por ella. La lagartija escapa y, al poco tiempo, le crece otra cola.

MITO: Las serpientes con pupilas verticales, como las del gato, son venenosas. VERDAD: Las víboras de foseta tienen ojos así, pero también los tienen otras serpientes inofen­sivas. Las coralillo, que son venenosas, tienen pupilas re­dondas.

MITO: Es posible saber si una serpiente es venenosa ob­servando su cabeza triangular. VERDAD: Las víboras de foseta tienen la cabeza triangular, pero también la tienen así otras serpientes inofensivas.

MITO: Las constrictoras trituran todos los huesos de sus víctimas antes de tragárselas. VERDAD: Las constric­toras sólo oprimen a sus víctimas para impedir que respiren y posiblemente hasta que deja de latirles el corazón.

MITO: Es posible volver inofensivas a las serpientes ve­nenosas arrancándoles los colmillos. VERDAD: Las serpientes tienen un par de alvéolos de los colmillos en cada uno de los lados de la mandíbula superior. Antes de que el colmillo viejo se caiga brota a su lado el nuevo para substituirlo. En algunas ocasiones, el colmillo viejo y el nuevo se encuentran juntos.

 
 
 

¿Pueden perros y gatos vivir juntos?

Archives


¿Sabías que las personas viven más si conviven con mascotas?

¿Sabías que..?

PERROS DEL TITANIC
Dos perros sobrevivieron al naufragio del Titánic. Escaparon en los primeros botes salva-vidas, que llevaban tan poca gente que a nadie le importó que los dos animales estuviesen allí.


MUJERES VETERINARIAS
Aproximadamente el 80 por ciento de los estudiantes admitidos en las escuelas veterinarias estadounidenses son mujeres.

estadísticas