Mariquitas o vaquitas de san Antón

Universo animal | mariquitas de jardín | escarabajos |

mariquita escarabajo
   A diferencia de la mayoría de los coleópte­ros, las mariquitas (vaquitas de San Antón) han sido siem­pre populares. Estos miembros de la familia coccinélidos fueron por mucho tiempo consi­derados como presagio de buena suerte; niños de toda Europa y América les cantan pequeñas y afectuosas coplas. Actualmente, casi toda la gente sabe que las mariquitas comen los áfidos o pulgones que atacan las plantas del hogar y de los jardines. Sin embar­go, también existen coccinélidos como la panterita de los zapallos y la mariquita mexicana de las habas que comen plantas en vez de insectos y causan daños considerables en las huertas.
   Ambas variedades de coccinélidos, los útiles y los dañinos, son escarabajos atractivos. De tamaño bastante pequeño, tienen cuerpo ancho y ovalado o hemisférico. Las numerosas espe­cies de mariquitas verdaderas están esmaltadas en diferentes tonos de rojo con puntos negros. Generalmente, son éstas las que comen áfidos. Otras especies son negras con lunares rojos; muchas atacan a los pulgones. Las panteritas herbívoras son amarillas con puntos negros, de allí su nombre.
   Cuando se las molesta, las mariquitas emiten una secreción maloliente que probablemente las protege de las aves insectívoras. Durante los meses de in­vierno estos coleópteros tienden a congregarse en gran número en hendiduras de edificios donde da el sol. Las vaquitas de San Antón, comunes en el oeste de los Estados Unidos, se agrupan en masa para invernar bajo hojas y despojos en las laderas de las montañas.

 
 
 

¿Pueden perros y gatos vivir juntos?

Archives


¿Sabías que las personas viven más si conviven con mascotas?

¿Sabías que..?

PERROS DEL TITANIC
Dos perros sobrevivieron al naufragio del Titánic. Escaparon en los primeros botes salva-vidas, que llevaban tan poca gente que a nadie le importó que los dos animales estuviesen allí.


MUJERES VETERINARIAS
Aproximadamente el 80 por ciento de los estudiantes admitidos en las escuelas veterinarias estadounidenses son mujeres.

estadísticas