¿Cuándo se convirtieron los pe­ces en anfibios?

   En tiempos lejanos, más o menos en la época de los grandes bosques del Carbonífero, algún pez perteneciente a familias primitivas se en­contró, como consecuencia de una súbita mutación natural, con que su cuerpo tenía, además de las bran­quias, unos pulmones rudimentarios que le permitían utilizar directamen­te el aire de la atmósfera, en lugar de verse obligado a filtrar a través de las branquias el oxígeno del agua. Gracias a ello, estos peces podían permanecer a ratos con la cabeza fuera del agua, respirando directamente el aire y dirigiéndolo hacia los pulmones. Alguno de ellos, asomando la cabe­za junto a la orilla, había acabado en la playa, empujado por una ola repentina. Si hubiera sido un pez normal hubiera muerto inmediata­mente por asfixia, pero los pulmo­nes le habían ayudado a sobrevivir, hasta conseguir arrastrarse de nue­vo al agua.
   Fueron los primeros contactos de los animales vertebrados con un am­biente nuevo y completamente hos­til, aunque muy pronto sus expe­riencias fuera del agua les resulta­rían de gran utilidad. Cuando, a cau­sa de una nueva elevación de los continentes, algunas lagunas se se­caron, grandes cantidades de peces
murieron en el barro cada vez más árido. Sin embargo, las pocas espe­cies afortunadas que estaban provistas de un esbozo de pulmones, lograron sobrevivir. Para salvarse, estos peces se arrastraron trabajosamente sobre sus aletas, hasta llegar a otras cuencas de agua. Al­guno debió detenerse en la tierra seca, bajo la sombra de algún arbus­to, primero muy poco rato, pero des­pués durante períodos cada vez más largos. Este fue probablemente el origen de los primeros animales an­fibios, que en los terrenos pantanosos hallaron unas condiciones idea­les de vida.
   Los anfibios que dejaron en las ro­cas las huellas fósiles más anti­guas, fueron los estegocéfalos. que presentan señales evidentes de su estrecho parentesco con los peces. No sabemos si poseían todavía ale­tas, pero es indudable que su cuer­po se hallaba revestido de escamas, como el de los peces. A veces, en algunas especies, las escamas se hacían más densas en el vientre, desarrollándose muchísimo y sol­dándose entre sí hasta formar una dura coraza. Esta eficaz protección del vientre resultaba muy útil cuan­do los estegocéfalos, carentes to­davía de extremidades, se arrastra­ban por el suelo para desplazarse de un lugar a otro. Los fósiles de estos primeros anfi­bios se encuentran en las rocas del período Devónico y son muy nume­rosos en el Carbonífero y el Pér­mico.
   Desde los que tenían pocos centí­metros hasta los que alcanzaban varios metros de longitud, los estegocéfalos presentaban una gran variedad de formas, como si la na­turaleza, tras de un largo período de represión, hubiera estallado finalmente y se hubiera desahogado creando inmediatamente gran can­tidad de formas distintas. Estos animales vivían parte del tiempo en tierra y parte en el mar: de ahí que el adjetivo de «anfibio» les cuadre a la perfección, ya que proviene de un término griego que significa «doble vida». Sobre la tie­rra se arrastraban igual que nues­tras lagartijas, vagando entre los árboles en busca de insectos y de otros animalillos. Pero nunca se ale­jaban demasiado de la orilla, pues todavía no habían empezado a producir huevos de cascara dura, que pudieran depositar sobre la tierra, y se veían obligados a regresar al agua en la época de la reproducción.



 
 
 

¿Pueden perros y gatos vivir juntos?

Archives


¿Sabías que las personas viven más si conviven con mascotas?

¿Sabías que..?

PERROS DEL TITANIC
Dos perros sobrevivieron al naufragio del Titánic. Escaparon en los primeros botes salva-vidas, que llevaban tan poca gente que a nadie le importó que los dos animales estuviesen allí.


MUJERES VETERINARIAS
Aproximadamente el 80 por ciento de los estudiantes admitidos en las escuelas veterinarias estadounidenses son mujeres.

estadísticas